Consecuencias de una alimentación desordenada

¿Sabes los peligros corres al tener una alimentación desordenada?

Todos sabemos que uno de los males de la vida moderna es la alimentación desordenada. Los hábitos alimenticios se han vuelto irregulares, con una mayor tendencia a comer mal, abusar de las comidas chatarras, dejar de lado alimentos saludables como frutas y verduras, y todo ello acompañado de una  vida sedentaria. Lo cual pone en peligro nuestra salud física y mental creando desorden nutricional y por ende desatando enfermedades como obesidad, fatiga, problemas de sueño y en el caso de las mujeres problemas de concepción y embarazo.

Somos lo que comemos, hemos escuchado por allí. Tomar consciencia de la importancia de una alimentación saludable es fundamental para mejorar nuestra calidad de vida. Por eso te presentamos una seria de consejos que te ayudarán a tener una nutrición balanceada.

Si estás buscando mejorar tu apariencia y para ello quieres perder peso o simplemente mantenerlo; un buen recurso es: “Controlar las porciones de alimentos que comes.”

No sólo es importante consumir productos de calidad, con buenos nutrientes y sin calorías vacías, también es importante controlar el tamaño de las porciones ingeridas, es decir, encontrar el balance adecuado entre el tamaño y la calidad de nuestros alimentos.

En la actualidad, vivimos la generación de las superporciones, cada vez más grandes, sobre todo si se trata de comida rápida. Por lo que debemos aprender a controlar el tamaño de las raciones ingeridas, sabiendo que es posible comer de todo, eso sí, sin excedernos con alimentos que el cuerpo necesita en pocas cantidades.

Entonces, una buena estrategia para cuidar la salud mediante la dieta es “controlar el tamaño de las porciones de alimentos ingeridos”.

Para ello, te dejamos algunos consejos que te ayudarán a comer justo lo que tu cuerpo necesita.

Consejos para controlar el tamaño de las porciones

El tamaño de una porción de alimentos es objetiva y precisa, como consumidores podemos decir que comemos una porción grande o pequeña, pero ¿Qué es realmente grande o pequeño?  

Para no excedernos en la cantidad de alimentos ingeridos, los siguientes consejos serán de gran ayuda:

  • Come más seguido: En lugar de comer pocas veces pero grandes cantidades, es mejor comer la misma cantidad total repartida en más comidas a lo largo del día. Lo ideal es comer 5 ó 6 veces al día, o lo que es lo mismo, cada 2 ó 3 horas, y deberías obligarte a comer, como mínimo, desayuno, refacción, almuerzo, refacción y cena. Así pasa menos tiempo entre comidas y es más fácil controlar tu apetito. Además, comer más veces mantendrá tu metabolismo elevado por más tiempo al cabo del día, lo que aumenta el total de calorías quemadas.
  • Visualiza las etiquetas: en las etiquetas de alimentos podemos encontrar a qué equivale una porción de producto, y podemos utilizar como guía este tamaño. Por ejemplo: para galletas comeremos entre 3 y 4 unidades, para arroz emplearemos 1/4 taza en crudo, y así sucesivamente.
  • No comas del envase o recipiente: si llenas un recipiente de papas fritas no comas de allí, sino más bien, aparta tu porción y consume tu ración. Aplica el mismo consejo al comer galletas, no comas del envase sino aparta 3 unidades según indique el envase qué es una porción y consume una ración, pero guarda el resto del paquete.
  • No lleves la fuente de comida a la mesa: sirve en cada plato la ración a consumir y conserva el total de la preparación o la fuente de comida en la cocina, lejos de tu vista, de manera que sólo comas lo que hay en tu plato y no te excedas con la cantidad.
  • Utiliza platos más pequeños: si el plato está lleno, aunque sea pequeño, nos impresionará que comemos más y por ende, nos saciaremos más que si el plato es tan grande que al colocar allí la porción queda casi vacío. Por eso, coloca platos más pequeños sobre la mesa y allí sirve tus comidas.
  • No pases hambre: si llegas con hambre al momento de la comida tendrás menos capacidad de controlar la cantidad a comer, entonces, no saltes comidas, bebe agua, sopa u otro líquido sin calorías previo a la comida, eso distenderá tu abdomen y calmará la ansiedad por comer.
  • Come despacio y sin distracciones: masticar bien y comer a ritmo lento te ayudará a saciarte antes, por lo tanto, es más fácil comer cantidades moderadas. Además  come lejos de la computadora y sin distracciones como la televisión, ayudará a que te concentres en lo que comes y así puedas tener mayor control sobre las porciones de alimentos ingeridos.


Con estos consejos sumaremos un control a nuestra dieta, no sólo para estar atentos a la calidad de lo consumido sino también a la cantidad, es decir, podremos controlar las porciones de alimentos ingeridas y así favorecer nuestro objetivo de ponernos en forma.

Starfit®  de Benestar es un inhibidor del apetito que te ayuda a controlar las porciones de tu comida, educando a tu estómago a comer lo que necesitas, es decir a controla las porciones de alimentos ingeridos y al mismo tiempo te ayuda a perder peso  de forma natural.

Encuentra más información: http://www.benestarcorp.com/productos/starfit/

Calzada Atanasio Tzul 19-97 zona 12. Empresarial El Cortijo 1 Ofibodega 404. PBX de Servicio al Cliente: (502) 2217-8800 © 2009 Benestar Corp. All Rights Reserved.

Distribuidores: